Imagine She and She


Mover las estrellas
septiembre 29, 2008, 8:08 pm
Filed under: Textos, Todo

ego

Nunca habrá otro individuo en el mundo capaz de hacerme sentir tan grande, tan feliz, tan acompañada… Ego me gusta. Es mi mejor amigo. De esos que no fallan. Que pueden dormir a mi lado sin más pretensiones que quererme y acompañarme. Anoche le sentía junto a mis piernas y pude conciliar el sueño. Si pudiese ver que sueña…cuando agita sus patitas mientras duerme, como si en su letargo corriese tras algo. Me pregunto ¿haré yo lo mismo?.

Ego. Sé que ya le he dedicado posts, pero no me canso. Me inspira. Parece que su presencia abra siempre una fisura en el cielo para que se deje caer el sol o la lluvia sobre mi cabeza.

Con él, el miedo desaparece. Y soy capaz de mover las estrellas de sitio para él, aunque luego se empeñen en volver a su sitio.

Anuncios


Vicky Cristina Barcelona
septiembre 29, 2008, 12:51 pm
Filed under: Cine, Todo, Vídeos


Quería compartir esta película con vosotras. Sinceramente, siempre me entusiasmó Woody Allen. Sus películas me parecen acogedoras, agradables, originales…Repletas de críticas inteligentes a esta absurda sociedad nuestra, repletas de curiosidades, gracia, tragedia, risa…
En esta película ofrece una visión preciosa y colorista de Barcelona y de Oviedo. Dan ganas de irse hoy mismo a recorrer esas ciudades.
Creo, por otra parte, que los personajes están muy bien estructurados, cada una de ellas muestra una pizca de lo que somos todas y a él lo muestra a lo largo de toda la obra como a una persona afable.
No os la desmenuzo, os la dejo aquí, os invito a que os escapéis al cine y la disfrutéis intensamente!
Una recomendación: es mucho mejor en versión original…



¿Qué es un santuario de animales?
septiembre 28, 2008, 12:29 pm
Filed under: Textos, Todo, Veganismo

Un santuario de animales es un refugio para aquellos animales rescatados de algún establecimiento de explotación. En numerosos países del mundo existen santuarios de animales, esta foto concretamente es del Santuario Peaceful Praire, uno de los mejores a mi juicio. Aunque se llamen santuarios no están vinculados a ningún tipo de consideración religiosa.

Grupos de activistas por los derechos de los animales rescatan animales no humanos de centros de investigación (dónde son quemados, electrocutados, golpeados, sometidos a enfermedades, a mutilaciones y a intoxicaciones), de granjas de carne/huevo/leche/peleteras (donde padecen una vida de penuria, dolor y tristeza y su destino es el matadero), de criaderos para la compra/venta, de circos etc. Una vez son rescatados se les lleva a santuarios de animales donde se les brinda la oportunidad de vivir, de gozar de sus vidas, donde no se les utiliza ni se les asesina, donde son felices y pueden sentir la compañía de sus hijos/as y de sus compañeros/as, donde olvidarán el significado de dolor y de tristeza…

En los santuarios de animales las personas que les cuidan son veganas (100% vegetarianas), respetan a todos los animales y se emocionan cuando ven salir del camión a gallinas o pollitos, o cerditos o corderos, o vacas o terneros o pavos etc destrozados, temerosos, desconfiados, deteriorados físicamente y les ven caminar por primera vez sobre la hierba, lentamente, pasito a paso camino de sí mismos…Y dan su vida por las vidas de ellos…Y el mejor regalo es la recompensa posterior de comparar el incial y terrible estado en el que llega un animal y la felicidad y seguridad que adquiere cuando se recupera.

Imagino un mundo (no dentro de muchos años) distinto, en el que cada individuo capaz de sentir (humano y no humano) sea respetado. Cada vez más cerca. Por cada persona que se plantea dejar de comprar animales (en cualquier ámbito) y por lo tanto deja de apoyar el estatus de objeto y propiedad que tienen actualmente, son miles de pasitos hacia esa idea de mundo, de mundo más justo y mejor para tod@s.



Fragile Beings – Sylvia Plachy
septiembre 23, 2008, 1:53 pm
Filed under: Textos, Todo, Veganismo

He pasado unos días en Madrid. Hemos ido a ver a nuestr@s amig@s y han sido cuatro días estupendos. Entre otras muchas cosas fuimos a una exposición de fotografía muy linda. Se trataba de una exposición de Sylvia Plachy llamada “Fragile Beings” (“Criaturas frágiles” es el nombre que le ha dado en español) sobre animales no humanos. Me emocionaron tanto… Especialmente una de un oso en libertad introduciéndose en el agua. Solo se veían sus enormes pies y el agua helada. Las miradas de los animales siempre me transmiten inocencia, sensibilidad, tristeza, desoncierto (dado el mundo humano que les esclaviza)…

Así que decidí dejarle unas palabras en su libro de firmas, no recuerdo con exactitud pero le puse algo así: “Me han encantado tus fotografías, extremadamente sensibles y maravillosas. Es cierto, los animales son criaturas frágiles. La única forma de respetarles es hacerse vegana/o. Go Vegan. Helena”.

Porque ellos se merecen otra cosa, otro mundo más justo.

Ellos son, en efecto, las criaturas más nobles y frágiles del planeta.

Si os interesa ir a ver la exposición os dejo aquí la dirección, yo personalmente os la recomiendo…

Blanca Berlín Galería

C/ Limón, 28 (frente a cuartel de Conde Duque)

28015 Madrid



Blonde
septiembre 15, 2008, 8:39 pm
Filed under: Textos, Todo

Hace ya unos días terminé mi trabajo en la piscina, después me fui de vacaciones y ahora hemos vuelto. Pero quería comentar algo sobre una conversación que sostuve con alguien de allí, en la piscina. Una madre que casi nunca bajaba a la piscina me dijo que estaba embarazada, la felicité y ella contrajo el gesto, con una mirada sombría dijo:

-Estoy fatal porque ya tengo dos varones y al parecer este que viene es niño también -y añadió – además que yo siempre quise al menos una niña para vestirla de rosa y ponerle muchos lazos-.

Yo miré hacia otra parte…Porque a veces me da la impresión de que me colocan en el siglo pasado y estoy viendo una escena de aquella época. Aún así ella prosiguió y me contó muy afectada:

-Al menos le he dicho al médico que por favor, que ojalá me salga rubio muy rubio con los ojos muy azules, al menos que tenga eso-decía tan normal-.

Yo, sumergida en mi inocencia pensé que se refería al deseo de que se pareciese a ella, que era rubia y entonces para congraciarme le comenté que sus hijos se le parecían mucho, ante lo cual me miró a los ojos y me explicó:

-Bueno, pero mis dos hijos no son rubios, a mí me gustan las personas rubias y de ojos azules-.

Yo no daba crédito. Pero ahí no quedó la cosa, empezó a decirme que había tenido 10 mujeres internas (criadas que se quedan a dormir) en el último año, que las había echado a todas y que ahora tenía solo una que iba a limpiar y a cuidar de los niños media jornada, y que estaba feliz porque esta era española y no inmigrante…Añadió que las inmigrantes por nada se echaban a llorar “por cualquier cosa”…

La verdad es que la conversación duró tres minutos, que se me hicieron eternos…Ahí tenéis, en menos de cuatro frases se puede ser sexista y racista (y por qué no decirlo, tonta/o de remate).

Y una vez más me planteo cómo puede una persona así tener hijos/as y cómo pueden tantas parejas de lesbianas o de gays llenos de ternura, tolerancia y amor, carecer de este derecho, del derecho a adoptarlos libremente en cualquier país del mundo. Cómo se puede mirar con lupa a un sector de la sociedad y en cambio al resto permitirle hacer lo que les venga en gana…

Me pregunto qué tipo de principios rigen en el mundo humano, qué clase de ideas proliferan y se perpetúan en nuestra sociedad, qué tipo de obstáculo gigante impide ver el cúmulo de prejuicios absurdos que llenan la mente de las personas…¿Tan dificil es ser justa/o y sensato/a? ¿tan complicado es despojarse de prejuicios ridículos?

Estas conversaciones, más las escenas racistas/sexistas/especistas/heterosexistas que observo, más todo lo que llega a mí y absorvo mediante mis sentidos, a veces me hacen desear irme, perderme en una isla, llevarme la música, la literatura, el arte del mundo, robar la torre Eiffel, la Giralda, el Taj Mahal, la Alhambra, los puentes de Londres, el parque Güell, el David de Miguel Ángel, el Beso de Rodin, y tantas otras cosas y colocarlas allí, en la isla, como me apeteciese y quedarme allí, con la mente en blanco, la vista fija en el mar o en el cielo, ajena a todos los de mi especie. Porque a ratos, no sé si os pasará lo mismo, me entristece que la injusticia siempre salga de otro humano.