Imagine She and She


Esplendor en la hierba
agosto 31, 2008, 7:41 pm
Filed under: Cine, Textos, Todo

La primera vez que ví Esplendor en la Hierba tenía unos catorce años. Recuerdo aquella noche, mis padres se fueron al cine y mi hermana pequeña y yo nos quedamos en casa. Tras la cena pusieron esta película en la televisión. Rememoro mi emoción, el silencio que reinó en el salón de mi casa mientras me quedaba embelesada con la historia, las lágrimas repentinas que me colgaban de los ojos, la ternura que me provocaba la actriz y su papel en esta obra. Cuando terminé de verla me giré a mi hermana.

Sobrecogida. Así me siento siempre que veo esta obra.

Una historia de amor que no encuentra su momento ni el lugar para vivirse. Los prejuicios sociales y las presiones familiares que agotan y quiebran la dulzura y pureza de un amor ingenuo y seguro.

Aunque es una historia heterosexual, también trata de los daños colaterales que producen los esquemas sociales en personas sensibles y maravillosas.

Hay un poema, precioso, que se susurra en la película y en cierto modo la resume:

“Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolverme las horas de esplendor en la hierba, de la gloria en las flores, no debemos afligirnos, pues siempre, la belleza subsiste en el recuerdo”.

Pocas obras cinematográficas podrán emocionarme tanto como esta.



Toda discriminación es injusta
agosto 30, 2008, 12:39 pm
Filed under: Textos, Todo, Veganismo

Todas las discriminaciones son injustas y se sustentan en similares argumentos (supuesta superioridad entre otras). El sexismo, el heterosexismo, el especismo (y el racismo también aunque no puse imagen) se transmiten desde la infancia, uno de las más eficaces herramientas es el juego sin duda alguna, el juego conlleva la asimilación de roles, la normalización de los lugares que ocupamos cada una/o en el mundo.

Las niñas y los niños nunca darían por sentado que la mujer deba ser quién realice tareas domésticas así como ser madre y esposa abnegada, como tampoco entenderían por qué un cerdito o cualquier otro animal no humano es criado, vendido, explotado, asesinado, torturado para servir al humano cuando es más que obvio que los animales sienten y no existen para nosotras/os, ni tampoco afirmarían que lo normal es que una unión amorosa deba estar formada por hombre y mujer sino que lo más lógico es que se forme con dos adultos/as que se aman y respetan sean cuáles sean sus sexos, ni por supuesto se les ocurriría pensar que alguien que pertenece a otra raza es inferior o superior a otra persona.

Sin embargo, en su proceso educativo y de socialización asimilarán todas estas barbaridades que no hacen sino perjudicar a individuos (humanos o no humanos) que sienten y sufren, como si se tratase de lo más natural e inocente del mundo.

Toda discriminación, todo aquel prejuicio que se da por sentado y que afecta a otros, es injusta.



Igualdad Animal libera a cuatro visones de una granja
agosto 25, 2008, 7:45 pm
Filed under: Textos, Todo, Veganismo

Igualdad Animal liberó a cuatro visones de una granja peletera.

Los visones son animales salvajes que en las granjas peleteras pasan toda su vida sin poder casi moverse, hasta que acaban gaseados o electrocutados para ser convertidos en prendas de vestir. En libertad, cada uno de ellos dispondría de un territorio de varios kilómetros cuadrados. En las jaulas no tendrán más que unos centímetros cuadrados. En libertad, pasarían cerca del 70% de su tiempo en el agua. En las granjas, el único contacto que tendrán con el agua serán las gotas que puedan beber a través de un tubo dispuesto con el fin de que el producto no muera demasiado pronto. En libertad, estos animales experimentarían todo tipo de sensaciones propias de su vida en libertad (la sensación de zambullirse en el agua, hacer su madriguera, buscar pareja…). En las granjas estos animales salvajes ni siquiera podrán sentir la tierra bajo sus pies debido a la jaula de alambre que se interpone.

Lee todo en este enlace:

http://www.rescateabierto.org/

Qué tristeza me producen esos ojitos, esas miradas que se multipican por millones y millones de animales no humanos explotados en granjas de todo tipo… Di No al especismo!



Inercias, impulsos
agosto 23, 2008, 4:27 pm
Filed under: Relatos, Textos, Todo

Sara no sabe por qué ha tomado el autobús. Normalmente acude al trabajo en coche, pero hoy no ha sacado las llaves del bolso. Simplemente ha dado treinta pasos hasta la parada y se ha subido. Como no llevaba suelto ha mirado suplicante al conductor con un billete de cincuenta euros en la mano, ha intentado sonreírle, luego un leve pestañeo y ha cedido.

No se ha molestado en exceso en encontrar un asiento, se ha sentado en el primero que ha visto. Ha echado la cabeza hacia atrás, ha cerrado sus ojos. Luego los ha abierto. Ha sacado su cámara de fotos de la bolsa. Sabe perfectamente que desde el vehículo en marcha las imágenes se verán borrosas, movidas, confusas. Sabe incluso que tendrá que borrarlas porque serán una molestia posterior que ocupará memoria en la tarjeta del aparato. Pero las hace. Mira a través del objetivo y pulsa el botón, aunque no capture nada concreto.

Tardará al menos media hora en llegar. Llegará tarde. No le parece un problema. Un hombre se sienta frente a ella. No se miran. Tampoco tienen nada que decirse. Pero Sara no reprime el impulso de fotografiarle. El tipo tiene un rostro anodino, apático, insulso. Precisamente ella busca retratar la ausencia total de significatividad y expresión, un no decir nada, un silencio poco agraciado, una comodidad de las cosas. Como la relación que ha vivido durante dos años.

Guarda la cámara. No sabe muy bien si está en un autobús o en un avión. Podría imaginar que se desliza con  los brazos extendidos (con la misma postura que emplea cuando se tumba en la hierba algunos domingos) por el aire. Pero no lo imagina. No lo hace. Ella no es un pájaro, es sólo una mujer sin esa clase de habilidades.

Una pareja entra con dos niños. Cada uno sostiene a uno de los hijos que van dormidos. Discuten. Sara no les escucha. No quiere palabras audibles amontonadas en sus oidos. Saca un bocadillo de queso de soja con nueces. Lo desenvuelve. Lo mira sin prestarle atención y lo vuelve a guardar. No sabe por qué no se lo come. Se recrea brevemente en el placer que podría haber obtenido, sueña que lo muerde y mastica con deleite, y de repente se atraganta, no puede pasar hacia su interior. Recuerda que no lo llegó a comer. Se siente aliviada.

Se baja en una parada al azar. No sabe el nombre. Por inercia lo hace. Observa una cafetería, avanza despacio, se pide un refresco de limón, pero ni caso al burbujeo que le produce en la boca ni en lo frío que está. Simplemente lo traga. Se siente aturdida. Ahora si que no sabe dónde está. Es un barrio alegre zozobrado por niñas y niños que ya disfrutan de sus vacaciones. Pero Sara no les mira. Se cansa del refriegrio que ya perdió fuerza y sale.

Sus pies se paran en seco. Tiene que parar. De pronto recuerda que un impulso extraño la llevó a abandonar a su novio la noche antes. Y que tras este impulso nació otro igualmente no premeditado que la condujo a Sofía, a sus labios acogedores del color de la sandía. Y se sonríe azorada.



Feel
agosto 22, 2008, 8:36 pm
Filed under: Textos, Veganismo

Dijo una vez Mahatma Gandhi (era vegetariano) que para él la vida de un cordero no era menos valiosa que la de un humano, y es cierto. Todos los animales (humanos y no humanos) sentimos igual, todos queremos vivir. Cada segundo mueren sólo para alimentación (y sin contar a los peces que tristemente se cuentan por toneladas) 3000 animales no humanos, sólo en el ámbito de alimentación. Y cada uno de ellos es tan único y especial como el de la fotografía…



No pude reaccionar cuando me dijo La mujer es la esencia del placer
agosto 20, 2008, 6:01 pm
Filed under: Cine, Momentos de cine, Todo, Vídeos

Aquí os dejo otra entrega de los momentos cinematográficos que voy seleccionando, esta escena pertenece a la película “A mi madre le gustan las mujeres”, hace años que la ví, las cosas han cambiado mucho desde entonces en España, recuerdo que fue de las primeras obras realizadas en España que tocaban el tema. Me reí muchísimo con ella, sobretodo con las tres hijas, la mayor repleta de prejuicios y estancada en un matrimonio aburrido y convencional, la mediana llena de ansiedad (que gracioso es este personaje) y la pequeña que canta (es la que canta en el vídeo) y que le da frescura y gracia al supuesto problema al que se enfrentan. Esta escena me hizo reír tanto hace unos años…Qué simpática la letra!



¿Por qué te vas?
agosto 20, 2008, 5:46 pm
Filed under: Cine, Momentos de cine, Todo, Vídeos

Inauguro con esto una sección de “momentos cinematográficos” donde iré incluyendo escenas especiales (lindas, o divertidas) de películas que conozco. He encontrado este vídeo en el youtube de la película Los Dos Lados de la Cama, de todas las escenas de esa película me quedo con esta, es muy bonita.