Imagine She and She


Cuando el cielo se cuaja de estrellas
julio 29, 2008, 7:42 pm
Filed under: Relatos, Textos, Todo

Cuando vuelvo del trabajo son las cuatro y media de la tarde y aún no he almorzado. Deseosa de llegar para que Furo (el guapo de la foto) y Ego vengan a saludarme en una explosión de felicidad, alboroto y alegría, como si en vez de cinco horitas hiciese toda una eternidad que no nos vemos. Aunque llego casi hambrienta prefiero dedicarme a seguirles el juego, les mimo, les abrazo, les presto toda mi atención y luego les pido que me acompañen mientras como. Y así lo hacen. Tras esto, ellos saben que duermo la siesta, así que se van directamente al dormitorio (no me ayudan a fregar los platos…) a esperarme. Llego y me miran a mí y al ventilador alternativamente. Enciendo el ventilador y me tumbo. Ellos bien pegados a mí pese a ser pleno verano. Nos relajamos. Dormimos. Soñamos. Perdemos toda conciencia. Suspendidos los tres en el universo del letargo agradable. Nos sentimos acompañad@s. Nos despertamos. Ellos se colocan sobre mí y me dispensan con su saludo, “al fin nos hemos levantado!” parece que dicen.

Las tardes varían. Tengo cosas que hacer. Pero cuando el reloj roza casi las nueve y media suena un ring rung rang. Es el timbre de la bicicleta de mi pareja, nos asomamos Ego, Furo y yo a la ventana. Ella nos sonríe. Ego ladra. Yo me río. Furo maulla con jolgorio. Nos reunimos los cuatro. “Demos un paseíto a Ego por aquí”; “¿Qué preparamos para cenar?”, “¿alquilamos algo o vemos Perdidos?”, “Yo quiero pasta con nata de soja y tomate, con champiñones y ajo, porfi”; “bueno ahora vemos”, “Te he comprado tu postre favorito”; “¿Hay pipas de girasol y refrescos para ver la peli?”.

Ese momento. Ese, en el que el cielo se cuaja de estrellas y corre la brisa. Ese en el que estamos los cuatro juntos haciéndonos carantoñas, ese en el que Ego, mi pareja y yo nos acomodamos en nuestro enorme sofá de Ikea (qué linda ha quedado nuestra casa decorada de Ikea) y Furo se acopla en la ventana junto al sofá para ver el mundo pasar, ese instante no lo cambio por ninguno…Gracias a los tres por hacerme la vida tan dulce…

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

Qué historia más hermosa 🙂

Nuestra casa también es de Ikea, jeje. Como dice un amigo mío, “cuando vengas a mi casa te sentirás… ¡como en la tuya!”

Pero… ¿y lo que mola idearlo todo y montar los muebles? ¡A nosotras nos encanta!

Comentario por encantada

Jajaja, pues sí Encantada, es estupendo eso de montarlo todo entre las dos!!! ¿También os gusta Ikea? Un abrazo y gracias por comentarnos!

Comentario por SheAndShe




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: