Imagine She and She


Cuando el cielo se cuaja de estrellas
julio 29, 2008, 7:42 pm
Filed under: Relatos, Textos, Todo

Cuando vuelvo del trabajo son las cuatro y media de la tarde y aún no he almorzado. Deseosa de llegar para que Furo (el guapo de la foto) y Ego vengan a saludarme en una explosión de felicidad, alboroto y alegría, como si en vez de cinco horitas hiciese toda una eternidad que no nos vemos. Aunque llego casi hambrienta prefiero dedicarme a seguirles el juego, les mimo, les abrazo, les presto toda mi atención y luego les pido que me acompañen mientras como. Y así lo hacen. Tras esto, ellos saben que duermo la siesta, así que se van directamente al dormitorio (no me ayudan a fregar los platos…) a esperarme. Llego y me miran a mí y al ventilador alternativamente. Enciendo el ventilador y me tumbo. Ellos bien pegados a mí pese a ser pleno verano. Nos relajamos. Dormimos. Soñamos. Perdemos toda conciencia. Suspendidos los tres en el universo del letargo agradable. Nos sentimos acompañad@s. Nos despertamos. Ellos se colocan sobre mí y me dispensan con su saludo, “al fin nos hemos levantado!” parece que dicen.

Las tardes varían. Tengo cosas que hacer. Pero cuando el reloj roza casi las nueve y media suena un ring rung rang. Es el timbre de la bicicleta de mi pareja, nos asomamos Ego, Furo y yo a la ventana. Ella nos sonríe. Ego ladra. Yo me río. Furo maulla con jolgorio. Nos reunimos los cuatro. “Demos un paseíto a Ego por aquí”; “¿Qué preparamos para cenar?”, “¿alquilamos algo o vemos Perdidos?”, “Yo quiero pasta con nata de soja y tomate, con champiñones y ajo, porfi”; “bueno ahora vemos”, “Te he comprado tu postre favorito”; “¿Hay pipas de girasol y refrescos para ver la peli?”.

Ese momento. Ese, en el que el cielo se cuaja de estrellas y corre la brisa. Ese en el que estamos los cuatro juntos haciéndonos carantoñas, ese en el que Ego, mi pareja y yo nos acomodamos en nuestro enorme sofá de Ikea (qué linda ha quedado nuestra casa decorada de Ikea) y Furo se acopla en la ventana junto al sofá para ver el mundo pasar, ese instante no lo cambio por ninguno…Gracias a los tres por hacerme la vida tan dulce…



El verano. El agua
julio 23, 2008, 9:40 pm
Filed under: Textos, Todo

Empecé no hace mucho a dar clases de natación a niñas y niños de 3 a 6 años. Es divertido. Llegan llen@s de energía, con una sonrisa muy amplia colgando del rostro, cargad@s de hiperactividad. Nada más verme a lo lejos ya empiezan a nombrarme: “Helena!!!, aquí estoy!”. Como si yo no fuese a verle.

En principio no se mantenían. Tenían cierto temor al agua. Hoy hemos jugado a los piratas, hemos hecho un barco y nos hemos sumergido en la fantasía, en la risa, en un mar imaginario. Y ya se mantienen los dos más pequeños. Qué alegría cuando les he visto mantenerse, moverse como pececitos y llegar a la escalera. Se han tirado mil veces y han nadado.

Me han recordado a mí. A mí cuando era niña y mi padre me enseñaba a lanzarme de cabeza, a nadar a braza, a crol, de espaldas, a mariposa. Tanto adoraba el agua que no había quién me sacase. Recuerdo el mar, las horas en la orilla riendo con mi hermana. Los atardeceres junto al mar. Los castillos de arena que siempre se llevaban las olas y no se podía hacer nada (menuda frustración volverse a casa dejando allí tu castillo). Mi madre con ataques de risa en la piscina, mi familia y yo en veranos verdes y azules…

Ahora los vivo muy intensamente también. Es pisar la arena de la playa y convertirme en una niña risueña que incita a todo el mundo a meterse en el agua y jugar. Hace poco fuimos mi pareja y yo con mi familia y nos reímos muchísimo, había olas gigantescas que me dejaron heridas las rodillas. Quedarme bocarriba, vigilando el cielo, suspendida en el mar…

Me encanta esta etapa del año.



Igualdad Animal responde a la empresa Campofrío
julio 16, 2008, 8:33 am
Filed under: Textos, Todo, Veganismo

Igualdad Animal ha realizado una impresionante acción en la sede de la empresa Campofrío. Esta empresa que esclaviza y explota animales además ha pretendido ridiculizar el vegetarianismo en su última campaña. La organización Igualdad Animal no ha permitido que esto suceda sin más, ha sacado a la luz la realidad, la realidad de las víctimas y de como les afecta el que cada día se demande su explotación. La contracampaña de Igualdad Animal nos ha emocionado, sin duda hace pensar, y desde luego ver esa realidad no puede dejar indiferente a nadie. Enhorabuena, otro gran paso más.Vegetarianismo es justicia!

Aquí os dejamos la noticia completa.

Madrid – Campofrío ha lanzado recientemente una campaña publicitaria en promoción de sus productos en la que tratan de ridiculizar el vegetarianismo y el rechazo al consumo de productos animales. Igualdad Animal ha decidido responder realizando una investigación en una de sus granjas y entrando en dos ocasiones en ella para documentar tanto en vídeo como fotográficamente todo lo que allí encontramos.

Como parte de esta contracampaña, presentamos un conjunto de 13 imágenes en que parodiamos sus anuncios sustituyendo su ficción publicitaria por imágenes reales obtenidas de una de sus propias granjas.

Asimismo hemos editado un vídeo reportaje que resume las varias horas de material audiovisual que hemos recogido.

Animales heridos, enfermos, agonizantes, mutilados, asustados… miles de animales encerrados de por vida, sin ver la luz del sol y con graves desórdenes psicológicos. La realidad de la explotación animal no es tan agradable como los anuncios publicitarios, con sus personajes y situaciones de ficción pretenden hacernos creer.

Tras realizar una investigación en una granja de sus granjas, investigación presentada en la web InvestigacionesAnimales.org, 16 activistas de Igualdad Animal se han desplazado a las oficinas de la empresa con 16 cadáveres de cerdos bebé sacados de la misma granja donde se realizó la investigación para realizar una protesta a favor de los derechos animales en la sede de esta empresa.

La protesta se ha compuesto de tres acciones conjuntas y coordinadas. En un primer momento 4 activistas han accedido a la empresa con dos cadáveres de cerdo bebé para dejarles en su sede. Al mismo tiempo 12 activistas sujetaban a los 14 cadáveres también explotados por la industria, a la salida de Campofrío. Tras varios minutos a la puerta, los 12 activistas decidieron luego entrar también en la empresa con el fin de mostrar a sus trabajadores la realidad oculta tras los anuncios, dejándolos a su vez en la recepción de sus oficinas junto con un cartel en el que se leía “La realidad tras el consumo de animales. Si la pruebas, te conviertes. Vegetarianismo es justicia”.

Unos minutos depués un activista ha descolgado una pancarta desde uno de los anuncios situado a unos 15 metros de altura aproximadamente, a pocos metros de la empresa, en la pancarta se podía leer “Los animales no son comida. Vegetarianismo es justicia”.

Igualdad Animal ha realizado esta impactante acción para dar a conocer la investigación realizada en las últimas semanas en una granja de Campofrio. Esta ha sido una protesta pacífica, como todas las realizadas por Igualdad Animal y que persigue generar un debate social sobre la explotación animal y el vegetarianismo.

Queremos agradecer a todos los activistas que han participado en la acción su determinación y fuerza, también a los medios de comunicación que han decidido cubrir la noticia.

VÍDEO

http://www.vimeo.com/1340750

GALERÍA FOTOGRÁFICA

http://www.flickr.com/photos/igualdadanimal/collections/72157606040604912/

Imágenes de su granja:
http://www.flickr.com/photos/igualdadanimal/sets/72157605971596632

Acción en la sede de Campofrío:
http://www.flickr.com/photos/igualdadanimal/sets/72157606182450155

Carteles:
http://www.flickr.com/photos/igualdadanimal/sets/72157606041849912



Emociones
julio 10, 2008, 11:52 pm
Filed under: Textos, Todo, Veganismo

Afortunadamente cada vez somos más las/os que nos oponemos a cualquier uso y sufrimiento de otro animal.

A mí me da lástima y me produce una decepción relevante, saber que el animal humano convierte a los animales no humanos en “recursos”, “máquinas de producción”, “sujetos de compañía”, “objeto de diversión” y un largo etcétera en cualquier parte del mundo.

¿Los argumentos que suelen utilizarse para seguir “explotando” y “utilizando” a los animales? Absurdos, vacíos, obsoletos, egoístas…Siempre los mismos (que desde siempre fue así, que el hombre es superior a los demás animales y por ello ejerce su dominancia, que los animales estñan para eso…), casualmente los mismos argumentos que se usan en la defensa del rancio sexismo y en la defensa del racismo. ¿Qué diferencia hay cuando se dice que una mujer está para fregar porque desde siempre fue así y que se diga que una ternerita está para enviarla al matadero y matarla porque desde siempre se asesinó animales?, ¿qué diferencia hay entre afirmar que una persona de raza blanca puede someter a otra de otra raza porque se considera a si mismo superior y decir que un hombre puede herir y privar de su vida a un individuo no humano porque se considera mejor y superior?

Sentir siempre nos iguala. Sentir es la única capacidad que nos diferencia a todos los animales (humanos y no humanos) del resto de objetos del mundo y nos hace merecedores/as de todo el respeto. Y respetar comienza SIEMPRE por no someter, no utilizar, no asesinar y no ignorar los intereses y el sufrimiento de otro individuo. Siempre.

Me emociona ver a mis compañeras/os de Igualdad Animal saltando a un ruedo taurino con carteles que dicen “Abolición”. Cada vez somos más y venceremos al especismo.



El Rescate de Fida
julio 5, 2008, 4:59 pm
Filed under: Textos, Todo

Os voy a contar una historia. Esta última semana y media he vivido algo muy especial. Mi pareja y yo nos acabábamos de mudar, en el nuevo espacio que ocupamos en el mundo vimos una perrita de muy pequeño tamaño. Era huidiza, parecía en estado de alerta permanente y muy asustada. Estaba abandonada y arrastraba su cuerpecito por nuestra calle, con una mirada triste, muy triste.

Al llegar de trabajar (a las cuatro y media de la tarde, en mi ciudad hace unos 45 grados al sol) la veía bajo un coche, con la lengua fuera. Se me saltaban las lágrimas de impotencia.

Nosotras no podíamos adoptar a otro animal, puesto que tenemos un piso alquilado y nos aceptó a nuestros pequeños Ego y Furo con ciertas reservas. Y de pronto mi madre se ofeció, como ella es tan noble y atenta con los animales pensé que la preciosa y confortable casa de mis padres sería un hogar perfecto a compartir con la perrita que ya tienen (mi dulce Luna).

Pero esta pequeña no se dejaba coger. Ni forma de tocarla. Miraba a los ojos desde lejos, luego huía despavorida. Mi pareja, una amiga (gracias, muchísimas gracias) y yo nos pasamos en vela tres noches seguidas para tratar de recogerla cuando descubrimos una sorpresa, la perrita tenía dos cachorros en un agujero bien escondidos del resto del mundo.

Al final, una noche pudimos. Y tengo una imágen grabada en mi retina, la de la perrita siendo capturada y llevada al coche, acongojada, callada, con los ojos muy abiertos, con una expresión que decía: “A ver qué me harán ahora, despues de sufrir tanto a manos de los terribles humanos”. Me emocionó esa carita, sacamos a sus bebés del agujero y los colocamos junto a ella.

A las pocas horas de ser rescatada de la calle ya daba besitos y pedía mimos a todo el mundo. Resultó ser sociable, tierna y maravillosa. Y sus pequeñines son dos puñaditos de pelos que enamoran a cualquiera y que aún no saben andar.

Ahora descansan en un lugar donde nadie podrá hacerles ningún daño y son felices…

Es inevitable que me estremezca, quizás porque para mí ha sido significativo poder dar de nuevo la vida a tres individuos que sienten como nosotras/os y que merecen una vida lejos del tráfico, de las enfermedades callejeras, de la soledad, el calor, el frío, la tristeza…de la calle.

Por cierto, la mamá se llama Fida…En la foto podéis ver el beso que le dió a su hija!

Aquella noche (la del rescate) es inolvidable, hay algo que nos cambia interiormente, que transforma tus emociones y te hace más fuerte en momentos como ese. Algo que nos revoluciona por dentro y nos pide que sigamos luchando por cada animal no humano explotado, sometido, abandonado, utilizado (vacas, cerdos, perros, gatos, terneros, toros, pollos, gallinas…).

Gracias Fida por aparecer en mi vida justo en este momento!