Imagine She and She


Shere Hite. Mujeres Sobre Mujeres
marzo 6, 2008, 8:53 pm
Filed under: Textos, Todo

corazon.jpgcorazon.jpgcorazon.jpg
Hace algunos años, no muchos, leí por primera vez textos y libros de Shere Hite, recuerdo que me ayudaron no solo a reafirmarme en mi inclinación sexual, sino a percibir la sexualidad en sí misma como algo positivo y natural que a menudo vivimos a medias o impregnadas en tabúes y temores.

Ayer rescaté uno de los libros nuevamente para reflexionar y repasar cuestiones interesantes, por el simple gusto de volver a leerlo. Llegando a múltiples conclusiones (algunas de las cuales ya las tenía previamente). Una de ellas es la “mala educación” sexual que se permite y legaliza, que se apoya abiertamente y que se impulsa desde hogares y centros educativos, desde medios de comunicación, desde revistas dirigidas al público adolescente etc. ¿Cómo puede concebirse la sexualidad como actividad ligada a la reproducción o a la satisfacción heterosexual hoy día?. ¿Cómo pueden reducirse las relaciones a la unión de chico y chica?. ¿Cómo puede limitarse tanto el concepto de amor, de atracción, de complicidad, de unión llegando incluso a empobrecerlos profundamente?. El mundo de la infancia y de la adolescencia esta repleto de secretismos, de temores sin argumentos, de mentiras, de expectativas heterosexuales vinculadas al matrimonio, de miedos a la hora de hablar tranquilamente de sexualidad (cuando digo sexualidad incluyo todas las formas de relacionarse, heterosexual, homosexual y con una/o misma/o?. ¿Por qué?.

El resultado es una completa desinformación, una visión obsoleta, deformada y poco saludable del amor y de las relaciones, una forma de vivir la sexualidad extraña e incompleta y por supuesto una perpetuación de la homofobia.

Otra de las conclusiones que he ido sacando del libro es la barrera física que se crea entre amigas, entre mujeres sea cual sea el lazo que las une, que les impide abrazarse, tocarse o comunicarse lo mucho que se quieren, por el simple hecho de ser educadas en una visión heterosexual que enfoca el contacto físico y el amor (amor en cualquier sentido) única y exclusivamente a la relación que una mujer tenga con un hombre. En este punto creo que tiene de nuevo toda la razón, normalmente entre mujeres se crea una complicidad asombrosa, se pueden configurar amistades muy intensas, pero hay una muralla altísima, porque de alguna forma quedan prohibidas las muestras de afecto o de cariño, por “temor” a ser consideradas lesbianas, ya que en esta sociedad, repito, todo contacto o palabra bonita se recorta y limita a ser parte de la relación sexual entre una mujer y un hombre.

Aquí añadiría yo, que además, en las relaciones que se establecen entre dos mujeres hay un factor educativo que predomina e influye, y es el de afirmar desde la cuna que “las niñas son más cursis, repipis o peores amigas” y que por lo tanto, dos niñas siempre competirán, serán envidiosas entre ellas y se disputarán a los chicos de la clase. Es cierto, absolutamente, he visto cómo desde las aulas, las/os docentes e incluso padres/madres tienen la idea preconcebida de que siempre habrá rivalidad entre chicas y que los chicos (aunque más traviesos y violentos en los juegos) son mucho más sencillos y buenos. De este modo, cuando crecen, las mujeres (algunas, no todas) continúan creyendo que sus compañeras de clase, que sus amigas o sus compañeras de trabajo son malvadas y envidiosas, siendo éste un gran obstáculo para que se relacionen con normalidad y tomen afecto. Es tan absurdo generalizar, otorgar a las niñas un papel y unas expectativas y a los niños otras…
Otro detalle que me ha llamado la atención ha sido su estudio acerca de las relaciones lésbicas, cómo en el terreno sexual tienden a ser más dulces, tiernas y completas, cómo muchas mujeres bisexales han alcanzado más placer o se han sentido más cómodas al acariciar o mantener relaciones con otra mujer que con los hombres o cómo cuentan muchas de ellas la libertad, la sensualidad y la reciprocidad que han experimentado con alguien de su mismo sexo, y cómo entre dos mujeres casi siempre o con mayor probabilidad se ha alcanzado el orgasmo, la mayoría de las mujeres bisexuales a las que estudia Shere Hite dicen haber percibido una mayor preocupación por parte de sus parejas a la hora de provocarle bienestar o placer cuando estas parejas eran mujeres. Esto es evidentemente educacional, qué duda cabe que una mujer siempre conocerá mejor el cuerpo femenino que un hombre, pero no por ello el sexo homosexual será mejor ni peor que el heterosexual, sencillamente, la eduación sexual que he estudiado incluso en la carrera de magisterio, ha sido SOLO enfocada al hombre, no olvidemos que Freud es el que se sigue estudiando y su teoría fue sexista, pues giraba entorno a los genitales masculinos, al poder masculino, al placer masculino y a la mujer solo la mencionaba para decir que desde niña se siente inferior y frustrada por no tener “la suerte de tener órganos masculinos”, y esta educación androcentrista (todo entorno al hombre) lleva a la mujer a estar siempre atenta al placer y disfrute de él, por encima del suyo propio, a estar entregada por entero al chico, a sentirse avergonzada de sentir deseo y de experimentarlo como se lo imagine y quiera. ¿A qué lleva todo esto? a que cuando son dos mujeres las que se relacionan entre sí, las que se acarician, tocan o besan, se muestran muy atentas, más atrevidas, cariñosas, tiernas, cuidadosas…Lo que supone relaciones más satisfactorias, más profundas, más libres…
Decía además, Hite, que en los años treinta o cuarenta (no me acuerdo) en el cine se mostraba a la mujer independiente, capaz de tomar decisiones, divertida, atrevida, de hecho a mí me encanta el cine clásico en blanco y negro (americano y europeo) y me asombra ver a mujeres conduciendo en una película, o desempeñando el papel de abogada, o practicando deportes con cierto halo de competitividad…Tenemos a Greta Garbo, a Vivian Leigh, a Catherine Herpbun…Después, a partir de los años 50, el cine cambia y la censura obliga a que la imagen de la mujer sea más blanda, más dependiente, más pequeña y por supuesto entregada a los quehaceres del hogar…Actualmente el cine continúa siendo muy sexista…Y heterosexista.

Con toda esta reflexión quiero simplemente plasmar mis impresiones sobre las relaciones que se crean entre mujeres, sean lesbianas, sean heterosexuales, sean bisexuales, sean amantes, sean amigas, sean lo que sean… Y en nada quiero menospreciar a las relaciones mixtas, ni mucho menos!.

Anuncios

6 comentarios so far
Deja un comentario

Me parece muy interesante toda esta reflexión, de verdad que me dejó mucho. Lamentablemente en Venezuela no se consiguen lecturas para nosotras y vaya que las he buscado

Comentario por La Negra

Hola!, gracias por tu comentario, ¿dices que allí no encuentras ninguna obra de temática lésbica?, me parece increíble, si quieres alguna recomendación mía no dudes en preguntar, hay una librería en España llamada Berkana a la que se le pueden hacer pedidos. De todas formas, Shere Hite es muy conocida (fue muy polémica en su momento) y a lo mejor encuentras algo de ella en librerías de allí.
Un saludo!

Comentario por SheAndShe

Una de las formas de micromachismo más extendidas y, a mi juicio, más difíciles de extirpar es esa que comentas de considerar a las mujeres pérfidas por naturaleza y a los hombres unos santos.

Me resulta increíble, he conocido mujeres con un nivel cultural bastante elevado plegándose ante esas afirmaciones, “sí, es verdad, nosotras somos más malas”, a lo cual solo puedo responder “mala serás tú”, porque a veces me llevan los demonios.

Y ellos, que matan, roban, violan, pegan, se sienten el centro del mundo… son unos santos. Santos hay, pero no tantos.

¡Un saludo!

Comentario por encantada

Jajaja Hola encantada, muy bueno tu comentario (me has hecho reir con eso de los demonios), si, esa idea tan extendida de que entre dos chicas siempre habrá rivalidad y actitudes repelentes suelen interiorizarse en la infancia. He visto cómo las mismas profesoras tildaban de “mala”, “envidiosa” o “repipi” a las niñas que sabían responder a una pregunta, o que sencillamente eran algo más responsables o maduras que el resto, mientras que a los niños que respondían bien a una cuestión en el aula, se les miraba con admiración, se les convertía en los “listos” o “sabios” de la clase…
Algo que he aprendido es que muy a menudo, se confunde la madurez, la sensatez o la profundidad emocional de una mujer con cosas tan negativas como querer ser superior o arrogante o “enreversada”, y a veces la simplicidad de algunos hombres (evidentemente estoy MUY lejos de generalizar) que les incapacita a la hora de comprender los cambios anímicos de su pareja por ejemplo es percibida como sencillez y bondad.
Todas estas ideas que se normalizan desde la cuna (a la niña se le habla de una forma diferente, se le decora la habitación de otra manera que a los niños etc) hacen que las relaciones entre dos mujeres que por ejemplo, trabajan juntas, tengan más prejuicios y obstáculos, como si ambas pensaran que la otra se comportará de forma hostil, envidiosa y poco amigable.
En fin…la educación que está tan repleta de carencias, lagunas y prejuicios que habría que modificarla de arriba abajo…
Gracias Encantada, por visitarnos!

Comentario por SheAndShe

Bueno, sintiéndolo mucho, ya que considero que es muy necesario este cambio que se está llevando a cabo en la sociedad para que las relaciones entre las personas sean más auténticas y asi poder ser más felices, tengo que decir que siempre me he llevado mejor con los niños u hombres ya que de niña siempre jugaba con chicos ya que los podia manejar mejor y no me daban tantos disgustos como las niñas, más enrevesadas, de mayor también me he relacionado mejor con hombres que con mujeres, las cuales, la verdad, me han herido y me han hecho sufrir bastante (siempre por envidias y así) y algo que me ha marcado mucho fué descubrir que mi madre era sicópata y que perjudicó mucho a toda la familia, de manera muy grave (se le vió realmente el plumero en la vejez ya que anteriormente lo supo disimular muy bién), entonces yo, francamente pienso que la maldad no tiene sexo y que hay tantos sicópatas hombres como mujeres pero de verdad que me gustaria que alguien me ayudara a relacionarme con mujeres ya que, como digo, siempre me he relacionado con hombres y encuentro a faltar esta faceta en mi vida.

Comentario por FRANCESCA

Hola, estaba buscando un comentario bien hecho de este libro, me lo encontré en una biblioteca del metro pero no tuve oportunidad de leerlo.

Tu mensaje en general me parece genial, las diferencias de niñas y niños, la educación de norma heterosexual y todo.

Sólo encuentro un detalle que comentarte, la teoría freudariana esta siendo dejado de lado en las escuelas de psicología, por reducir mucho los eventos a los impulsos, los sueños y las frustraciones, pero en escuelas mas tradicionales quizas se utiliza más, no lo sé.

Más alla de eso, cualquier doctrina sexista y heteronormativa corroe por dentro nuestra sociedad.

saludos

Comentario por Marion




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: