Imagine She and She


El AMOR: Basado en hechos reales
mayo 25, 2007, 7:39 pm
Filed under: Relatos, Textos, Todo, Veganismo

314953851_8c2abeb7a9.jpg

Voy a poner voz a una historia que he leído (el libro se llama Emociones Animales). Un acontecimiento real que se repite a menudo. Voy a estallar en palabras que construyan lo que sucedió.
Blanco. Una “sin nombre” del Polo Norte arrastraba sus pies agotada, peluda y blanca como la tierra que ha visto, desnuda y abatida por los dolores de un parto que se antojaba eterno. El descenso de los pequeños desde su vientre hasta la vida costaba, y ella se retorcía de dolor.
Pero tenerlos tan dentro de sí la había retenido en una esfera única: la de quienes aman y sienten un amor extremo descomunal y absoluto.
Rugía el sol y la osa más feliz del Universo emitía sonidos agudos. Sus dos pequeños emergían de la nada al todo, del no ser a ser. Del turbio estado del no haber nacido a la gloria vívida de existir.
Pero uno de ellos nació envuelto de una extraña aureola de fragilidad, su respiración era entrecortada y apenas lograba erguirse. Su hermano enseguida se meneó travieso y empezó a explorar, cualquier atisbo de movimiento le arrancaba la curiosidad de quién descubre todo, hasta el pestañeo.
Pero el otro no podía mantenerse en pie. La osa y el pequeño afortunado caminaban, y el otro quedaba atrás, flaqueando. Entonces su madre volvía sobre sus pasos y se sentaba junto al diminuto: esperaba hasta que reponía fuerzas y le daba un empujoncito. Y algo andaba.
Este hecho se repetía una y mil veces. Hasta que comenzó la agonía del casi recién nacido.
Ya no podía levantarse.
Cuentan ( y la fotografía que acompañaba la escena en el libro lo demostraba) que la osa abrazó al pequeño, su fuerte hermano se apoyó sobre su madre. Ambos mirando la huída del frágil hacia la muerte.
Murió.
Y la madre permaneció durante días junto al cadáver para evitar que nadie se lo comiese, retirando con su pata la nieve de su niño yerto.
Vigilando que ni un solo granizo enterrase a ese puñadito de pelos blancos tan especial.
Porque los animales no humanos aman a sus seres queridos, porque el instinto maternal es algo universal que poseen todos los animales.
Y esto debe recordarnos algo: cada animal que se utiliza para alimentación (carne, leche y derivados, huevos, peces, patés), cada animal que vive en el zoo/acuario o en un super circo, cada animal que malvive en un laboratorio con enfermedades provocadas, cada animal explotado para la producción de piel, cada animal vendido en una tienda de animales ES SIN DUDA un alguien que fue separado de sus madres e hijos, que fue arrancado de su tierra y de la libertad de poder ser él mismo. Todo lo que decidamos en torno a esto repercute directamente en ellos.
Todo está en nuestras manos.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Es algo muy cierto. Para muchos nuestras emociones son superiores a las del resto de los animales porque somos una especie soberbia y arrogante. Pero nosotros no podemos desarrollar ese amor descomunal que sienten estas hermosas criaturas, porque vemos todo con los ojos y no con el corazón; cuando sufrimos siempre pedimos que nos comprendan, mas no somos capaces de entender ese dolor que hay criaturas tan puras le agobia.

Comentario por Tomás




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: