Imagine She and She


La familia rota
marzo 23, 2007, 9:01 pm
Filed under: Relatos, Textos, Todo, Veganismo

260168365_ef3400f525.jpg

Me llamo 6579. Lo cual no parece un nombre, sino más bien es todo lo contrario, una palabra que me convierte en un objeto y me roba mi consideración de individuo. Me han robado la leche de mi madre. Mi madre quiere dármela a mí, nos han separado precisamente para que yo No beba la leche. Mi madre no para de mugir tristemente ante mi ausencia, es una mamífera y esto supone que su vínculo conmigo es fuerte. Nos han separado y ambos estamos desconcertados y deprimidos. A mí me quedan tres meses para ir al matadero, y estoy jodido. Quiero vivir, quiero crecer junto a mi madre, quiero correr y jugar, quiero aprender a caminar porque aquí me tienen encerrado y atado y apenas me mantengo. Pero si me muevo mucho mi musculatura se desarrollaría y la carne sería dura, muy dura para los pobres niños y adultos que me devoren placidamente. Así que sin jugar. Yo no sé lo que siginifica vivir exactamente. A mi madre por lo visto la dejan vivir unos cinco años pero está enchufada para dar la leche a unos cables, y me ha confesado que no quiere vivir. Que la vida sería otra cosa diferente. Tenemos unos “amos” sonrientes que no dejan que viva y crezca con mi madre. La leche de ella es lo único que importa. Voy a morir de pena. Una tristeza honda ante lo que me espera. Los animales (humanos y no-humanos) tenemos la capacidad de sentir, y siento dolor cuando los amos me tratan como a una silla, siento dolor cuando sus hijas me tiran burlonas del rabo, y siento miedo, miedo, miedo, miedo, miedo… de que llegue el gran día, el fatídico día que tiene que llegar en el cual me suben a un camión y dejo de oler la hierba, y me alejo aún más de todo lo que me recuerda a mi madre y me cuelgan de una patita, y me abren por la mitad y veo correr mi sangre. Si mi madre me viese se enamoraría de mí, soy tan tierno. Todo yo soy ella. A ratos lo que me paraliza es imaginarla transformada en una hamburguesa. Ella, tan noble y maternal. Ella que ha olvidado por completo que significa la vida. Ella que un día luchó contra los amos intentando escapar, pero que al ser imposible agachó su cabecita y se fastidió siendo una máquina. Ella. Mi madre. Tan condenada a muerte como yo. Pensando en mi muerte. Sus mugidos llegan hasta aquí en las noches oscuras, y yo no puedo ir a su lado y acurrucarme en su regazo. No podemos. Hoy tiemblo debilitado y triste, me estremezco porque los camiones vienen y van. Y decidme, ¿quién puede robarle la leche a un niño?.
(PD: Ese ser diminuto e inocente que veis en la foto ya no está. Probablemente su pesadilla se haya cumplido)

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

solo lo que importa es el dinero, no los sentimientos de estos seres

Comentario por ruth lopez




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: